Ciudadanos, PSC y PP han forzado que el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, tenga que comparecer en el Parlamento de Cataluña para dar explicaciones sobre la actividad de la recientemente creada Área de Seguridad Institucional (ASI) de los Mossos d'Esquadra.

Este grupo de la policía catalana se encarga de la protección del presidente, expresidentes y consejería de la Presidencia de la Generalitat y no está bajo el control de los mandos policiales de los Mossos.

La comisión de Interior de la cámara catalana ha aprobado las peticiones de comparecencia de Buch presentadas por Ciudadanos, socialistas y populares, después de denunciar que la ASI tiene un sesgo "político", unas acusaciones que niegan desde el ejecutivo de Quim Torra, según avanza El Mundo.

Se da la circunstancia que este mismo diario denunció que el pasado martes un cabo del cuerpo de los Mossos y jefe de grupo de la escolta personal de Torra, se encontraba en Alemania junto a Carles Puigdemont. El diputado del PSC, Carles Castillo, afirma que este hecho deja claro que se está haciendo "una ilegalidad" y se pone en evidencia la "realidad para la cual sirve la AIS".

Desde el cuerpo de la policía catalana no desmienten esta información, pero admiten que no pueden valorar el uso de los días libres que hagan los agentes. Esta es la clave del tema, puesto que los miembros del AIS tienen una semana de guardia sin trabajo concreto que se podría usar para la protección de Puigdemont de manera extraoficial.