Los comités de empresa y los consejos profesionales, además de los sindicatos que representan a los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio, han emitido sendos comunicados de denuncia de la politización y el control gubernamental que sufren estos medios. Lo han hecho después de que el pasado lunes la presidenta en funciones de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach, fracasara en su intento de cesar a Saül Gordillo como director de Catalunya Ràdio. Llorach puso a debate en el Consejo de Gobierno de la CCMA el cese de Gordillo pero dos de los cuatro consejeros –Rita Marzoa y Armand Querol- se opusieron a ello y sólo contó con el voto favorable a la destitución de Antonio Pemán.

La presidenta en funciones de la CCMA pidió a Gordillo explicaciones por la marcha de Mònica Terribas de Catalunya Ràdio. La directora de El Matí de Catalunya Ràdio anunció el pasado viernes que no continuaría una temporada más al frente de este programa porque "los engranajes de la empresa chirriaban". El mismo día, Eduard Pujol, portavoz de JxCat en el Parlament, pidió la cabeza de Saül Gordillo en una intervención muy dura en la comisión de control de la CCMA. La pelea política entre JxCat y ERC es evidente en este contencioso puesto que Gordillo fue nombrado a propuesta del partido republicano y Rita Marzoa fue elegida consejera de la CCMA también a propuesta de este partido.

El Consejo Profesional de Informativos y el Comité de empresa de Catalunya Ràdio en su comunicado conjunto pidieron, este jueves 23 de julio, que "exigimos que el próximo presentador o presentadora de El Matí de Catalunya Ràdio sea alguien escogido únicamente por su valía profesional y no por su afinidad política. Quién conduzca este programa tan importante, que marca la actualidad del país, tiene que ser una voz crítica con el poder político y económico, que no acepte injerencias de ningún tipo y que se guíe exclusivamente por su criterio profesional". Estos representantes de los trabajadores consideran que "el episodio posterior a la dimisión de Mònica Terribas, con el intento de cese del director de Catalunya Ràdio por parte de la presidenta de la CCMA, nos deja estupefactos" y denuncian que "las disputas personales y los rifirrafes políticos planean sobre las decisiones que afectan el presente y el futuro" de la emisora.

El Comité de Empresa de TV3 ha pedido el cese de los dirigentes de la CCMA. "Es preocupante el poco pudor con que los directivos y responsables de la CCMA trasladan a la gestión de los medios sus batallas personales y diferencias de sector político. Por eso, después de este último espectáculo, tendrían que dimitir y dejar paso a una dirección de los medios y de la Corporación plural e independiente del poder político. El reparto de cargos de las empresas de la CCMA entre los socios de gobierno y la petrificación de un Consejo de gobierno de la CCMA agónico se tiene que acabar", escriben en su comunicado los representante sindicales de TV3.

Por su parte, el Sindicato de Periodistas de Catalunya ha exigido que "se ponga fin a la injerencia política y gubernamental en la gestión de los medios públicos ante el esperpento en que se ha convertido la CCMA". Este sindicato hace un llamamiento a los grupos parlamentarios para que "al margen de las expectativas electorales" renueven la cúpula de la CCMA "antes de que se cumpla un año" desde que se aprobó, hace cho meses, la reforma de la Ley que regula la corporación.