La Guardia Civil ha desmantelado una red de vendedores ilegales de pirotecnia destinada a su destrucción que pretendía comercializar una empresa de Barcelona. Esta operación se hizo durante la campaña de control de la verbena de San Juan.

Los investigadores encontraron una empresa de Barcelona que intentaba vender de forma irregular productos de otra empresa del sector que le habían sido adjudicados judicialmente para su destrucción.

Como consecuencia de las inspecciones, el material fue localizado a establecimientos de Barcelona, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet, Sabadell, Montgat, Malgrat de Mar, Manresa, Castellbisbal y Pallejà. La Guardia Civil intervino 4.506 unidades de la partida que debería de haber sido destruida.

Asimismo, también se han localizado 669 kilos en un depósito de Tarragona y 43.853 kilos más en un almacén de Barcelona.

La empresa propietaria del material que se tenía que haber destruido denunció a la compañía que lo tenía que haber destruido por un presunto delito de estafa, pues había cobrado 130.000 euros para hacer un trabajo que no hizo.

Además, la Guardia Civil intervino en otras operaciones como la venta de material pirotécnico a menores o la posesión de material en condiciones no apropiadas, así como no cumplir con las medidas de seguridad.