El todavía ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha pasado el examen del Parlamento europeo, que evalúa a todos los candidatos a comisarios. El nuevo Alto Representante, conocido en el argot comunitario como Mr. PESC, ha explicado que su prioridad número 1 es la paz en los Balcanes, por lo que su primera visita oficial, si sale elegido para el cargo, será a Prístina, capital de Kosovo, país que el Reino de España aún no ha reconocido. Para Borrell, es esencial el diálogo entre serbios y kosovares.

Asimismo, ha explicado a los eurodiputados de la Comisión de Exteriores, que su hoja de ruta pasa por fortalecer la democracia en Ucrania, hacer una nueva estrategia para África, elaborar una estrategia específica para Asia y reforzar la cooperación con América Latina.

Borrell ha contestado a las cuestiones que le han planteado los diputados, como su multa por la venta de acciones de Abengoa (según él, perdió 300.000 euros) o sobre Rusia. Sobre Cataluña, interrogado por un diputado del PP europeo, ha dicho que quedaba fuera de sus competencias como Mr. PESC, eludiendo su conocida posición respecto al independentismo catalán.