La iniciativa anónima Tsunami Democràtic, surgida para transformar la protesta por la condena del Tribunal Supremo a los dirigentes del proceso en un revulsivo para el independentismo, ha interpelado al FC Barcelona y al Real Madrid pidiéndolos "implicación". En concreto, quiere que permitan hacer visible durante el partido que disputarán el 18 de diciembre, tanto en el terreno de juego como en la grada del Camp Nou, el lema "Spain, sit and talk", que esta campaña comparte con el gobierno de Quim Torra. La petición, aduce, "respeta el libre desarrollo" del partido.

En un comunicado difundido en Twitter, en el que afirma que "el Estado persigue a una parte mayoritaria de la sociedad catalana", Tsunami argumenta que "el mundo del deporte no puede permanecer ajeno a los problemas sociales", y manifiesta que "esperamos una respuesta los próximos días, antes de emitir otro comunicado".

La petición se conoce semanas después de que el partido Barça-Madrid del 26 de octubre fuera aplazado por temor a eventuales incidentes, una decisión que se asoció con que se había previsto una acción reivindicativa, precisamente organizada por Tsunami, junto a una manifestación convocada aquel mismo día. La propia iniciativa difundió por Telegram a finales de octubre que el día 18 de diciembre "jugamos en casa", en clara referencia al clásico, que se juega finalmente aquel día.

Tsunami, que logró que el exjugador y exentrenador del Barça Josep Guardiola diera voz a uno de sus comunicados, y que cuenta con el apoyo de dirigentes del gobierno catalán y de los partidos independentistas, plantea ahora que los dos clubes ayuden a visibilizar "la situación de excepcionalidad que vivimos", y a reclamar un diálogo para poner fin a "la situación de exclusión y segregación política" que asegura que "sufre una parte mayoritaria de la población catalana". No avanza, en cambio, cuál es el plan B, en el supuesto de que el Barça y el Madrid se nieguen o no respondan.