Hay centros de acogida de menores en Cataluña que dan clases de limpieza como parte de un programa de integración y cooperación pero que, en el fondo, es una manera de ahorrar dinero.

David Rodríguez, del sector social de la CGT, afirma que "hay centros sin servicio de limpieza, porque las entidades que los gestionan no tienen dinero para contratar un equipo y que, escondidos bajo una falta de integración, son los mismos niños los que hacen la limpieza y el mantenimiento del centro".

Esta es una práctica que pone de manifiesto el mal estado en que se encuentran los centros de acogida con carencia de educadores pero también en condiciones de sobreocupació. "Tenemos centros con niños durmiendo en camas plegables o en colchones en tierra", explica David Rodríguez.

Lejos de asumir errores la Generalitat se escuda en el hecho de que el atraso de los pagos, que está llevando al colapso a las entidades sociales, es debido a una compleja gestión por la gran cantidad de centros y pisos tutelados que generan muchas facturas.

El miembro de la CGT denuncia que esta política es un paso previo para optar por una privatización y concentrar la gestión en pocas entidades, cosa que supondría aumentar las ratios de niños por cada trabajador.

LEE EL ARTÍCULO ENTERO EN EL Nº 1375 DE LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE