La cancelación del Mobile World Congress (MWC), por miedo a la expansión del coronavirus, hará perder más de 500 millones de euros en Barcelona. Hoteleros, restauradors o taxistas han visto como las esperadas ganancias del Mobile se esfumaban. Un congreso que para muchos significa el 40% de las ganancias de todo el año. Pero uno de los sectores más afectados es el del ocio para adultos. Clubes de citas, salas de striptease o casas de prostitución. Todos sufrirán la cancelación. Las grandes empresas no vendrán y los directivos dispuestos a quemar la noche barcelonesa, tampoco.

De las webs de los clubes nocturnos han caído los reclamos de "coche con chófer más copas" creados expresamente para el MWC y ya han anunciado que intentarán superar unas pérdidas que se prevén millonarias, "es un gran contratiempo por qué el Mobile marcaba el inicio de las grandes ferias como Alimentaria, Hostelco o el Sil Barcelona, la de logística y para nosotros suponen pérdidas muy importantes. Reducimos la clientela en un 50%", aseguran desde el club DollHouse en Barcelona. La agencia de escorts de lujo de Barcelona,Omnia Escorts, también acusa el cierre de la feria, según nos explican "ya era un problema por qué las chicas habían planteado que no querían ir con clientes asiáticos por miedo al contagio, pero es que ahora toda la inversión ha caído. El Mobile era el pico más importante de trabajo de todo el año".

Las limusinas con los vidrios tintados, los Tesla o las furgonetas con chófer ya no rodaran por Barcelona y los locales tampoco les pagarán la comisión para traerles los clientes. Los asiáticos a los clubes de striptease y los europeos y norteamericanos a los clubes de citas. El 25% de las ganancias del Mobile eran del sector de bares, restaurantes y ocio nocturno.

​El coronavirus no sólo se ha hecho sentir en la cancelación de la feria de tecnología, las mujeres asiáticas prostituidas también se han resentido. Fuentes de Policía Nacional afirman que "se han juntado muchos factores, los clientes asiáticos de esta feria, grandes consumidores de prostitución ni aparecen, y las mujeres prostituidas tienen muchos menos clientes porque temen un contagio, a pesar de que son mujeres que ya hace mucho tiempo que están en Barcelona".

Desde Policía Nacional aseguran que serán las chicas quienes acabarán pagando el miedo y la cancelación del Mobile World Congress, por qué "los proxenetes no pierden nunca dinero y si han traído chicas desde otros puntos de España para atender las necesidades de sexo, las harán trabajar el triple para no perder la inversión. Las chicas son las que acabarán sufriendo".