Quim Torra se encuentra muy solo, una vez ha abandonado el cargo de presidente

El expresidente de la Generalitat Quim Torra está necesitado de atención. Cuando se estableció a su oficina de expresidente, esperaba
–dicen desde su entorno– ser un referente del independentismo y que lo reclamaran constantemente los medios, las organizaciones y el tejido civil soberanista. Nada más lejos de la realidad. De hecho, a Junts x Catalunya (JxCat) son pocos los sectores que cuentan con él, e incluso le reprochan que no haya tenido el más mínimo interés para implicarse en el partido y para construir los cimientos de la organización.

Tanto es así que, a excepción de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, pocos han sido los consejeros, dirigentes o expresos de JxCat que han querido aparecer con él en público o que lo han invitado a actos y acontecimientos. Según su entorno, Torra sí que acusa la falta de protagonismo, pero lejos de verlo un problema lo interpreta como una garantía que tiene las manos libres para poder criticar incluso los suyos. Una muestra de esto es que últimamente ha estado casi más áspero con JxCat que con Esquerra, como tenía acostumbrado el público independentista, tanto antes como después de dejar el cargo de presidente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides