Ni guarderías ni bibliotecas

Todos los grupos municipales cargan contra la nefasta gestión presupuestaria de la alcaldesa
escola bressol
escola bressol

En el Ayuntamiento de Barcelona se han hecho las cuentas del Gran Capitán y el gasto público se ha recortado un 8%, lo que significa 120 millones de euros menos de inversiones. Recortes que significan parar proyectos, “algunos tan importantes como las viviendas destinadas a víctimas de violencia de género, que no se harán tampoco este año en el Raval”, explica Ivan Pera, regidor del PSC en Ciutat Vella.

En el último plenario de distrito del barrio del Raval, la regidora Gala Pin se deshacía en excusas, escurriendo el bulto sobre el tema de los recortes presupuestarios, pero al final “admitió que habían hecho mal los números, que esperaban que las plusvalías les dieran más dinero, pero no había sido así –explica Pera–, y si las excusas no les llegan, siempre le pueden dar la culpa al 155 y acusar a la administración de cerrar el grifo, cuando el hecho es que han hecho mal las cuentas y han presupuestado más de lo que tenían”.

Viviendas para las mujeres, pero también bibliotecas, guarderías, centros escolares, centros de atención primaria o la reforma de calles. Hasta 159 proyectos que quedarán parados, “pendientes de ser reajustados” cómo asegura eufemísticamente el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

La prórroga de los presupuestos municipales, que recordamos que no están aprobados, sino prorrogados acogiéndose a la ley Montoro, ha permitido que Colau pueda hacer y deshacer con las cuentas municipales, y los partidos de la oposición le acusan de gobernar por decreto y no con diálogo y buscando la complicidad del resto del consistorio. Colau, que ya ha sido reprobada en otras ocasiones, vuelve a ver su gestión en entredicho, esta vez con un recorte de 120 millones de euros a sus espaldas.

En la Gaceta Municipal del mes de enero se detallan los 159 proyectos que quedarán en suspenso porque no se tienen las cuentas claras y se ha vendido la leche antes de comprar la cabra, entre ellos, y confirmado por la concejalía de San Andreu, las guarderías del Canòdrom y de los Encants, que se quedan sin dotación presupuestaria. Tampoco habrá dinero para la escuela provisional de La Maquinista, para el centro deportivo de Horta o para arreglar la calle Balmes. La retahíla de suspensiones abarca dos páginas de la Gaceta Municipal.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

NOTAS ESPECIALES

Noticias más leídas