La proliferación de ratas y cucarachas alerta los vecinos de Barcelona

Críticas en los barrios por la disminución de los servicios de control de plagas, que ha provocado que las especies invasivas se expandan con rapidez
Los Mozos en un control de alcantarillado
Los Mozos en un control de alcantarillado

 

Una noticia saltaba a los medios y dejaba los ciudadanos boquiabiertos: hay 210.000 ratas en el alcantarillado de Barcelona. Una rata por cada siete personas. Tanto los servicios municipales como la Agencia de Salud Pública (ASP) se han querido curar en salud asegurando que no se trata de ninguna plaga y que no se han incrementado las quejas de los ciudadanos, pero las entidades vecinales tienen una percepción diferente. En el Eixample se quejan de que aparecen ratas por los parques, al lado de donde juegan los niños. Desde la Guineueta aseguran que se ven las ratas correr por Via Favència. Desde el Raval, se ven como una "normalidad" más dentro de la multitud de problemas del barrio, y desde Nou Barris claman que la falta de recursos hace más evidente el problema de los roedores en la ciudad. "Lo que podrían hacer, tanto Ada Colau como su equipo, es venir a dar una vuelta por el barrio, a ver si ven las ratas o no", afirma con rotundidad Isabel Iglesias, de la Asociación de Vecinos Pont Dragó, en Nou Barris.

Para los vecinos del barrio de Porta, y es una sensación que se extiende por la Prosperitat, Verdum o la Guineueta, pero también por Ciutat Vella, el Ayuntamiento no está activando las medidas que ponían las ratas a raya. "Había un control que se ha dejado de hacer", asegura Isabel Iglesia. "Hace unos años tuvimos un grave problema de ratas, que se solucionó porque teníamos un servicio de desratización que actuaba en los parques y en el perímetro del barrio, pero esto ha desaparecido. Yo he ido a preguntar al Ayuntamiento y no han encontrado el contrato con las empresas de control de plagas, lo que significa que no se ha renovado la concesión y se ha dejado de hacer la prevención. Por eso han vuelto las ratas", explica.

LOS POZOS DEL ALCANTARILLADO

Preocupados por el aumento de los roedores y cucarachas y por la deteriorada situación en que se encuentran algunos de los edificios y solares de la zona, los vecinos de Porta pidieron una reunión con el consistorio "pero no nos han dado fecha porque dicen que no encuentran un hueco para cuadrar la agenda. En los cuatro años que llevan sentados en la silla sólo nos han dado una reunión… ¿No tienen tiempo? ¿No pueden cuadrar la agenda para una entidad del barrio? Según ellos vienen mucho por el barrio, pero yo aseguro que no han visto la portería de mi blog, que hace 20 años que está sin puerta, o las ratas que hay en los solares de atrás Can Dragó, donde la gente tira basura. Hay ratas como conejos, mosquitos como aviones y cucarachas a cientos".

 

Roberto Gómez, técnico de la empresa BCN Plagas, afirma que estamos condenados a convivir con estos animales: "Hay un aumento de ratas en Barcelona porque tenemos las condiciones óptimas para que vivan, como comida esparcida, buen clima y muchos lugares donde vivir (alcantarillado, parterres y solares sucios)". Aunque este técnico afirma que tanto Barcelona como Madrid son de las ciudades pioneras en el tratamiento de las plagas de ratas, coincide en señalar que la suciedad y el poco control sobre el alcantarillado ha sido clave en la plaga de las ratas en la ciudad. "El problema es que se actúa a nivel de incidencia, cuando un vecino denuncia, pero no a nivel global. Todas las administraciones quieren una solución rápida pero no se actúa en profundidad. Por ejemplo se ponen biocidas, los venenos para matar las ratas, en determinados lugares, pero no se actúa en los pozos de las cloacas que es donde crían ", declara Gómez.

La presencia de ratas ahogadas en la playa o de ratas por los parques infantiles ha hecho saltar la voz de alarma sobre la falta de técnicos y las carencias de los servicios municipales de limpieza. Barcelona está sucia y las plagas se multiplican. Un hecho contrastado en los mismos presupuestos municipales, donde se ha pasado de 111 millones de euros en el apartado de recogida y gestión de residuos en 2017, a los 107 millones de euros de los presupuestos de este año. El PDECat, todavía pieza fuerte en el tablón del ayuntamiento, consiguió bloquear el contrato de servicio de recogida de residuos durante la última comisión de medio ambiente con el fin de seguir negociando. De momento, la partida, una de las más importantes del ayuntamiento, continúa congelada, la ciudad sigue sucia y las plagas de todo tipo de animales avanzan.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides