¿Qué clave secreta escondía la foto de Winston Churchill?

Winston Churchill
Winston Churchill

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, sorprendió a todo el mundo cuando, en la clausura del congreso del PDECat, celebrada el pasado domingo, se presentó con una foto del ex-premier británico Winston Churchill en el bolsillo superior de la americana. Esta estrambótica exhibición ha levantado una oleada de comentarios, en especial en las redes sociales.

Muchos le recordaron y recriminaron –como ya hemos explicado en esta misma sección– el pasado sanguinario de Churchill, que no dudó en reprimir los movimientos secesionistas que proliferaron en el antiguo Imperio Británico cuando él era el jefe de gobierno en Downing Street. Otros han querido encontrar una explicación en la veneración que tenía por Winston Churchill la Fundación Catalunya Oberta, creada por Lluís Prenafeta y a la cual estuvo adscrito Quim Torra. Una tercera versión, alimentada por el mismo presidente de la Generalitat, asociaba su exhibición de la foto de Churchill con su férrea decisión de no rendirse (No surrender) y hacer frente a la Alemania de Adolf Hitler durante la II Guerra Mundial, haciendo un paralelismo con la situación de los independentistas presos y huídos.

Pero hay otra versión mucho más rocambolesca que circula en los ambientes políticos de Barcelona. La foto de Winston Churchill haría referencia, en realidad, al club Churchill, una selecta entidad que tiene su sede en el pasaje Marimon de Barcelona y que es punto de encuentro de muchos empresarios y profesionales a los cuales une su afición por fumar puros habanos.

Según explican fuentes del club Churchill, algunos de sus miembros, con una agenda de contactos al más alto nivel, se habían movido intensamente en las últimas semanas antes del congreso del PDECat para proteger la continuidad en el cargo de Marta Pascal al frente del partido, hecho que garantizaría la “centralidad” heredada de la antigua Convergencia . Estas maniobras “en la oscuridad” no sirvieron, finalmente, de nada y Carles Puigdemont consiguió que Marta Pascal se viera forzada a dimitir, acentuando la radicalización del partido y su futura absorción por la Crida Nacional per la República.

Carles Puigdemont y su Quim Torra habrían sido conocedores de este complot urdido en los salones del club Churchill para favorecer a Marta Pascal. Por eso, la dimisión de la ex-coordinadora general del PDECat fue considerada una victoria del ex-presidente de la Generalitat y su núcleo de hiperventilados. En este sentido, la imagen de Winston Churchill que llevaba Quim Torra en el bolsillo de la americana sería un clin de oeil para escenificar que habían conseguido derrotar la operación política cocinada en este club de fumadores de puros, ya que Marta Pascal no pudo resistir la presión y tiró la toalla.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides