El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no sólo ha pedido por carta al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, "hablar de todo", sino que le ha solicitado que se abra a una mediación "sin precondiciones" en otra carta enviada la semana pasada con copia a varios líderes mundiales, publica El Periódico. Entre los destinatarios, según la misma información, están el presidente de los EE.UU., Donald Trump, el papa Francisco, el presidente de China, Xi Jingping, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y las autoridades de Ucrania y Kosovo, entre otros países.

El gobierno español, añade El Periódico, celebra que esta carta no contenga ningún ultimátum, pero fuentes diplomáticas citadas por ese diario expresan malestar por la presión ejercida en el exterior por Torra. El ultimátum con el que Torra ha amenazado la continuidad del gobierno de Sánchez, en cualquier caso, se ha desinflado en pocas horas por la falta de apoyo de ERC y Junts per Catalunya.

El planteamiento de la carta dirigida a Trump y otros líderes internacionales no se enfoca hacia la consecución inmediata de la independencia, sino al objetivo de celebrar un referéndum "legal, vinculante y justo, en el que las dos partes se comprometan a acatar el resultado". Asimismo, a cambio de abrirse a "explorar todas las opciones posibles con Madrid", Torra propone a Sánchez que la Fiscalía retire los cargos contra los líderes del proceso o que deje de oponerse a la excarcelación de los dirigentes que se encuentran en prisión provisional.

El presidente de la Generalitat, que considera que la diferencia de posición con la Moncloa no es insalvable, plantea a Sánchez que elija uno o más mediadores internacionales para avanzar "en un diálogo sustantivo" y pide "por el bien de todo el mundo, una transición acordada", según los fragmentos revelados por El Periódico. Torra expresa que una eventual condena de los que denomina "presos políticos" dará lugar a una "abrumadora demanda de independencia inmediata de España" por parte de los catalanes.