El Partido Popular de Cataluña (PPC) está casi en descomposición. Las elecciones generales del 28-A dejaron la formación más que tocada; la autoridad interna del presidente, Alejandro Fernández, es casi nula y la tendencia de los últimos tiempos de poner al frente de las candidaturas personas independientes o ajenas al PPC ha hecho que no haya liderazgos válidos que puedan coger las riendas del partido.

El momento bajo que atraviesa y el batacazo que prevén si hay elecciones al Parlamento de Cataluña en un breve periodo de tiempo han puesto en alerta a la dirección estatal de los populares. Se divisa una nueva operación para encontrar líder.