La Junta Electoral Central (JEC) dio un puñetazo la semana pasada a TV3 y Catalunya Ràdio con una serie de palabras y expresiones vetadas para la campaña que está a punto de empezar. A requerimiento de Ciudadanos, prohibió a los dos medios usar expresiones como presos políticos, exilio o juicio a la represión. La medida cayó fatal entre los círculos independentistas.

En este sentido, a TV3 quisieron hacer casus belli de la cuestión y desde la dirección telefonearon a estamentos como el Colegio de Periodistas o el CAC (Consell de l'Audiovisual de Catalunya), y a directores de mediados de comunicación para asegurarse su apoyo y hacer que la opinión profesional y publicada fuera todos contra la decisión de la JEC.