El acto del Consell per la República en Perpiñán fue un baño de masas para Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, todos de JxCat. De hecho, por más que se emperraron a negar que fuera "un acto electoral" de la formación postconvergente, ERC lo intuyó tan claramente que envió una representación para la primera fila de bajo nivel, contrastando fuertemente con la delegación de ­JxCat, que incluía todos los diputados, senadores y miembros del gobierno catalán.

Todo y con esto, durante el acto fue cuando más se notó que, seguramente, ERC tenía motivos para hacer lo que hizo. Al aparecer a la gran pantalla un vídeo del líder republicano, Oriol Junqueras, mientras se leía una carta escrita por él para la ocasión, parte de los asistentes se dedicaron a silbar algunas de las cosas que decía Junqueras en aquel texto.