El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, fue candidato frustrado del PSOE a presidir el Senado. El bloqueo de los independentistas evitó que pudiera ser designado senador por representación autonómica y, consecuentemente, no pudo ser escogido presidente de la cámara alta tal como Pedro Sánchez había manifestado que quería. Ahora, pero, con las nuevas elecciones españolas convocadas el líder del PSOE ha ofrecido a Iceta recuperar la operación, arrinconar a Manuel Cruz y presentar el primer secretario del PSC como candidato al Senado por Barcelona para poder hacerlo presidente.

La respuesta de Iceta ha sido tan clara y rápida que ha sorprendido incluso los suyos. No sólo ha contestado que "no" de manera inmediata, sino que ha puesto en entredicho que sea adecuado que Sánchez quiera apartar Cruz después del favor que le hizo asumiendo el cargo de retruque, y ha dejado bien claro que su intención es no dejar el liderazgo del PSC. Cuando menos, hasta que tenga claro su relevo. La plantada de Iceta, pero, no ha caído mal. Fuentes de la Moncloa aseguran que Sánchez no se rinde y que podría ofrecer a Iceta ser ministro si gobierna.