Ciudadanos (Cs) ve venir las elecciones al Parlament. Sabe que la política catalana está a punto de convulsionar por la sentencia del 1-O y no quiere que la convocatoria electoral coja al partido sin un líder y sin un candidato a la Generalitat. Es por eso que ha celebrado deprisa y corriendo sus primarias. Y a pesar de que la portavoz del grupo en el Parlament, Lorena Roldán, fue desde el primer momento la aspirante del aparato y la que recibió el apoyo de todos los dirigentes catalanes y españoles de Cs, cualquiera se podía presentar.

Es curioso, pero, que coincida que la formación ha perdido a sus referentes en el éxodo a Madrid y que se desangra con bajas sonadas con el golpe de efecto que más candidatos ha habido en unas primarias de Cs: hasta once militantes se presentaron para competir con Lorena Roldán.