El juicio que el Tribunal Supremo está llevando a cabo estas semanas contra los líderes independentistas continuará durante la campaña de las elecciones generales del 28-A. La prueba es que el magistrado que preside el juicio, Manuel Marchena, ya está citando más testigos para que asistan a sesiones que coinciden en los quince días de campaña. El juez intentó que la inmensa mayoría de los políticos de primera fila pasaran por la sala en las primeras semanas de juicio, pero por algún motivo, hay algunos que los ha dejado para sólo unos días antes de las elecciones.

Es el caso del vicepresidente del gobierno de la Generalitat y dirigente de ERC, Pere Aragonès. El republicano está citado para el 23 de abril por la mañana y responderá como testigo aquel día ante el Tribunal Supremo. Esto, pero, ha tenido un efecto colateral, y es que ERC había previsto para aquella jornada un gran acto en Barcelona que no podrá celebrar. La cita al Tribunal Supremo coincide con la fiesta de Sant Jordi y es una excepcional ocasión para hacer un gran acto, pero ERC lo ha cancelado para dejar protagonismo al testimonio de Pere Aragonés en el juicio.