La candidata de Ciudadanos (Cs) a la presidencia de la Generalitat podría acabar no siendo Lorena Roldán. Según explican algunos dirigentes de la cúpula en Cataluña cercanos a la líder de la formación en el Estado, Inés Arrimadas, el partido está descontento con los resultados que está dando de momento la operación de ponerla al frente.

Lorena Roldán fue ungida con el apoyo de todos los tótems de Cs de Cataluña y de la estructura española. Fruto de esto, ganó un tipo de pseudoprimarias sin competencia real. Pero a estas alturas, "Lorena no levanta la cabeza, y ella lo sabe", en palabras de un dirigente de Cs. Es por eso que desde la ejecutiva estatal empiezan a plantear qué pasaría si ella renunciara, porque se opta por otro nombre. De momento, aguantan con Roldán.