La cabeza de lista de Junts per Catalunya (JxCat) a las elecciones del 10-N, Laura Borràs, se ha trabajado la batalla dialéctica de la campaña. Tanto es así que tiene el honor de ser la única candidata de los partidos catalanes que ha aceptado todos los debates, que confirma la asistencia a todos los que se lo solicitan, que se enfrenta a quién sea con el formato que sea y con la temática del debate que sea. No todo el mundo puede decir el mismo.

De hecho, lo que acostumbra a pasar es que los candidatos –o sus equipos de campaña- huyen de los debates, aceptan sólo uno o dos para no arriesgar, y envían a otros miembros de la candidatura a los que son de cariz más sectorial. Laura Borràs, sorprendentemente, no lo ha hecho así. Y ella acepta y va a debatir a todos los foros donde la han invitado. Es lo que todo el mundo tendría que hacer, pero lamentablemente su caso es excepcional.