El reparto de los medios públicos desde que JxCat y ERC están en el gobierno catalán hizo que los republicanos escogieran Catalunya Ràdio y que la televisión quedara en manos de los de Puigdemont y Torra . Pero desde hace meses en JxCat están incómodos. Algunos dirigentes afirman que el jefe de informativos de TV3, David Bassa –colocado por ERC para equilibrar el reparto de influencia– ha cogido más poder y que el director, Vicent Sanchis, no es capaz de controlarlo.

Fruto de esta situación que consideran en JxCat que hay en la televisión pública catalana, los de Puigdemont creen que en TV3 últimamente se trata mejor y se favorece a ERC con más entrevistas, más temas que mejoran la imagen de los consejeros republicanos y menos protagonismo de Torra y de los planteamientos de JxCat. Tanto si es así como si no, demostraría el control que tienen sobre los medios.