El presidente Quim Torra saca pecho cada vez que puede respecto a las propuestas que ha hecho en el Gobierno español y que, al cabo de unos cuántos días o semanas, se han acabado materializando. Esto ha servido al Ejecutivo catalán para dar a entender que lidera las medidas más innovadoras y que en Madrid no saben como hacer las cosas por si solos.

Pero la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha soltado una posible explicación de este liderazgo. Y es que, según ella, a menudo pasa que el Gobierno central anuncia a las autonomías y en algunos ayuntamientos grandes –como por ejemplo, el de Barcelona- que está ultimando la aplicación de una medida concreta y, casualmente, el Gobierno catalán la reclama poco después, antes de que Pedro Sánchez decida implementarla. Nadie lo ha desmentido.