El exprimer ministro francés, regidor de Barcelona y antigua esperanza blanca de Ciudadanos, Manuel Valls, ha vuelto a ser actualidad por su pasado en el país vecino. Y es que de su etapa en la política francesa, arrastraba una polémica decisión que acabó con centenares de gitanos siendo expulsados, en una acción que fue tildada de racista a su día, pero que en Francia le dio una aura de hombre fuerte y contundente.

Años después, pero, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dado la razón a los que denunciaron aquella expulsión de gitanos y ha concluido que esta decisión no fue ajustada a justicia. Valls se encuentra otro vez atrapado por su pasado y teniendo que excusarse por lo que hizo en Francia.