La dirección catalana del Partido Popular (PP) vuelve a perder la partida. Cayetana Álvarez de Toledo será, una vez más, la cabeza de lista del PPC por Barcelona en las elecciones españolas del 10 de noviembre. Y lo será en contra del criterio de la cúpula del partido en Cataluña.

Un resultado pésimo en las últimas elecciones, que casi deja sin representación en el Congreso a los populares catalanes, y un reguero constante de pifias de Cayetana Álvarez de Toledo no han sido suficientes para que Pablo Casado deje de confiar en ella para competir por el voto españolista en Cataluña. Podría habérsela llevado a la candidatura por Madrid, pero en el PP las decisiones se toman en vertical y, al parecer, sin tener mucho en cuenta la voz de los cuadros inferiores. Por más que tengan motivos de sobra para protestar.