La lista de Vox me recuerda aquella mítica secuencia de los hermanos Marx en la película "Una Noche en la Ópera", donde Groucho hace un pedido de comida a un camarero, y cada vez que añade un nuevo plato a la lista, desde dentro del camarote Chico dice: "Y también dos huevos duros", y Harpo hace sonar la bocina, con lo que Groucho interpreta y dice: "En lugar de dos, pon tres", y así varias veces. Aquellos dos o tres huevos duros marxistas se han convertido con el paso del tiempo en una expresión que viene a decir que la petición hecha es ilusoria, totalmente desproporcionada. La usó Pablo Iglesias en un debate a cuatro para responder al entonces presidente Mariano Rajoy, que osaba anunciar que crearía dos millones de puestos de trabajo; "Y tres huevos duros", le espetaba entonces mordazmente el político morado.

Tras obtener doce diputados en Andalucía y de convertirse en una pieza clave para que las derechas manden, en su primer resuello político, la extrema derecha de Vox pidió derogar la ley andaluza de violencia de género. Un 'imposible' que el PP, ansioso por mandar por fin en Andalucía, convirtió en posible, dando validez al argumentario facha. Crecidos, los de Vox, piden ahora dos huevos duros, y tres...

Además de la supresión de la ley de violencia machista, entre otras demandas Vox también quiere ahora derogar la de la LGTB, crear una consejería de Familia y Natalidad y cambiar de fecha el día de Andalucía. Esta festividad, que hasta ahora se celebra el 28 de febrero, debería celebrarse según Vox el 2 de enero, coincidiendo con la toma de Granada y el fin de la Reconquista. También hace mención al 12 de octubre, que tendrá, según el texto, prioridad sobre cualquier otra fecha y se celebrará en todas las instituciones que dependan de la Junta de Andalucía, incluidos los centros escolares.

Otra de las medidas más llamativas que incluye este listado de despropósitos es la expulsión de 52.000 inmigrantes. Según el documento, la Junta de Andalucía posee "la documentación necesaria para la expulsión" de estas personas, pero no la comparte con la policía.

El documento de propuestas presentado por Vox también recoge la defensa de la Semana Santa, la tauromaquia y la actividad cinegética, tres de los caballos de batalla de la formación ultraderechista durante la campaña electoral.

La aceptación del documento supondría desmontar la autonomía andaluza. En él, también se pide a PP y Cs la devolución al gobierno central de todas las competencias en materia de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público.

Vox aprovecha las ansias de mandar del PP de Cs, para pedir tres huevos duros y la luna. Y aspectos como la derogación de la ley de violencia de género, que parecían (y son) inaceptables, argumentados con Fake news, gracias al desazón mandón de la derecha moderada (?), se van aceptando... Mientras, el candidato en la órbita de Cs a la alcaldía de Barcelona, ​​Manuel Valls, y otros políticos de toda Europa, claman al cielo para aislar Vox, el famoso cordón sanitario. Pero en España, se blanquean sus argumentarios y se le ríen las gracias. Una actitud irresponsable que todos acabaremos pagando caro, tiempo al tiempo. Y dos huevos duros.