Hemos hecho buena parte de nuestra carrera profesional simultáneamente. Me la encontraba a menudo en actos relacionados con el periodismo y la política pero nunca coincidimos en el mismo medio de comunicación. Quizás unos meses en Radio 4, pero en departamentos y programas diferentes. Cuando me dijeron que había muerto hace unos días y que tenía 76 años me sorprendí. No sabía que estuviera enferma y no pensaba que fuera tan mayor.

Echo la vista atrás y la recuerdo siempre seria y comprometida en causas diversas, sobre todo la feminista. Y no me puedo quitr de la cabeza que le montaron una campaña de protesta porque la acusaban de ser sectaria cuando fue su directora. No lo entendía. ¿Sectaria? Ciertamente el sistema de nombramiento de los directores de Catalunya Ràdio y Tv3 no es el adecuado. Cuando cambia el gobierno de la Generalitat asumen estos cargos las personas que el presidente quiere. Eso hay que cambiarlo pero nadie se anima a hacerlo. Si Minobis era sectaria, ¿con qué adjetivo habría que calificar el actual director de la emisora? ¿Hipersectario? Algo ha cambiado en Catalunya –el país y la radio- para que el Comité Profesional de la casa no haya hecho ni un triste comunicado para denunciar el sesgo independentista que se ha apoderado de ella desde hace hace años.

Minobis militó en Unión Democrática, primero; después en Nacionalistes d'Esquerra y finalmente en Iniciativa por Catalunya. Fue feminista de primera hornada, de las que mantuvieron encendida la llama de esa lucha cuando era muy minoritaria. Presidió la Red Europea de Mujeres Periodistas y fue decana del Colegio de Periodistas de Catalunya entre los años 2001 y 2004. La primer mujer que ocupó este cargo. ¡Todo un mérito!

Me ha llegado una fotografía de su equipo del Colegio y en ella veo a Antoni Traveria. También nos dejó. El día 23 de mayo hará un año. Casa América de Catalunya ha rebautizado el nombre del premio que concede cada año a un periodista o medio que lucha por la libertad de expresión en el ámbito latinoamericano para ponerle el de Antoni Traveria, que dirigió muchos años este centro cultural. Una buena idea. Es de aquellos premios que prestigian a quienes los reciben. Otra Montserrat, la Roig, también tiene su premio: el del Consejo Municipal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Barcelona al periodismo social.

Un premio no nos devolverá Montserrat Minobis pero el mundo del periodismo feminista creo que está en deuda con ella.

¿Lo pensáis?