Espero que Marc Buxaderas se tome a bien mi propuesta de proclamarlo presidente. De lo que sea. De Catalunya, de España, de la Comisión Europea o de las Naciones Unidas. Tiene un gran sentido del humor. ¡Seguro que lo hará! Lo conocí revisando las candidaturas que se presentaron a los premios Montserrat Roig de Periodismo y Comunicación Social del Ayuntamiento de Barcelona. Aparecía en uno de los vídeos del proyecto 'Des-iguals', presentado por betevé, y que ganó el premio en la sección de Periodismo Social.

Conocerlo es un 'chute' de ilusión y ganas de vivir sobreponiéndose atodas las trabas y bofetadas que nos reserva la vida. Buxaderas tiene ahora 19 años y parálisis cerebral tetrapléjica espàstica. Iba a escribir 'sufre' pero me he desdicho. Él lo explica así: "cuando nací unas cuántas neuronas se fueron de fiesta y todavía no han vuelto". Lo hace ante auditorios que lo escuchan embobados, ya sea escuelas, institutos o centros municipales.

"Quiero conseguir que la discapacidad se normalice y que la gente cambie su percepción sobre las personas con discapacitad", dice. Hace de monologuista y explica su visión de la vida. Es imposible no verlo y no estallar de risa a la vez que notas que su entusiasmo vital se te va contagiando. Considera que hay dos tipos de personas: las que van sobre ruedas y las que van sobre zapatos. Él se desplaza en silla de ruedas. Nació y vive en Manresa y se ha apuntado a la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universitat Autònoma de Barcelona. Allí estoy de profesor asociado. Rezo para que me toque de alumno en alguna asignatura y que no me suspenda. No yo a él sino él a mí.

Marc Buxaderas, presidente no sé, pero ¡eres muy grande!