Lo explicaba muy bien el humanista José Luis Sampedro, "Europa es como un jefe que nunca se pone al teléfono". Y cuando se pone, a menudo decepciona -me atrevo a añadir. Europa es como aquel libro del que te llegan encendidos elogios, que cuando lees, piensas: Tampoco era para tanto ... Como decía la pintada, "las expectativas son como los talones, cuanto más altos, mayor es la hostia ". Los tacones de la Europa que había soñado eran muy altos, es cierto, y la hostia ha sido proporcionada. Tal vez la culpa es nuestra, que habíamos soñado con una Europa perfecta, y ya se sabe que la perfección es una quimera. El Tribunal de Derechos Humanos de Europa, un oxímoron des del jueves, se ha hecho una enmienda a la totalidad: Las devoluciones en caliente de inmigrantes son legales y no vulneran los Derechos Humanos. A pesar de su condena a España en 2017 por la expulsión automática a Marruecos de dos jóvenes de origen subsahariano después de saltar la valla de Melilla, los magistrados de la Gran Sala del TEDH han dictaminado ahora y por unanimidad que no hubo vulneración de la Convención Europea de Derechos Humanos. Según el texto de la sentencia, los dos jóvenes inmigrantes, que demandaron a España ante el TEDH, "se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad", al acceder "a lugares no autorizados".

Para contextualizar: Los demandantes, ND, de Mali, y NT, de Costa de Marfil, llegaron a Marruecos entre finales de 2012 y comienzos de 2013 y acamparon varios meses a monte Gurugú hasta saltar la valla el 13 de agosto de 2014, junto a casi un centenar de personas. Una vez expulsados, repitieron el intento octubre y diciembre de 2014.

Ahora, el tribunal europeo ha dicho que es legal devolverlos en caliente. Es decir, que es legal no pararse a saber si son refugiados, si huyen de una guerra, del hambre o de cualquier inclemencia; es legal no preocuparse de las circunstancias que los rodean. Nada, si los enganchas saltando las vallas de Ceuta o Melilla los vuelves a Marruecos o donde sea ipso facto y ya se espabilarán. Europa, como Poncio Pilato, se lava las manos, dejando un montón de humanos a la deriva. Todo ello, tiene más bien poco de derecho y de humano, pero el tribunal dice que legal.

Diga lo que diga la sentencia, lo que está claro es que esta puede hacer mucho daño en una España y una Europa en general, que sufre el apogeo del racismo. El PP, que inventó las perniciosas devoluciones en caliente, y su versión más extrema, Vox, aplauden con las orejas -no cito a Ciudadanos, por intrascendente. La derecha xenófoba ya tiene más munición para disparar su bilis. Esperamos que el conglomerado de izquierdas que gobierna el país no caiga en la trampa. Cuando era joven, mi madre me insistía en la idea de que en caliente no se debe actuar, que antes es mejor contar hasta cincuenta. Europa no sabe o no quiere contar hasta cincuenta antes de expulsar en caliente los inmigrantes que se esfuerzan por alcanzar una vida más digna lejos de casa.

Volviendo a la imperfecta Europa, un proverbio chino dice: "Un diamante con un defecto, es mejor que una piedra común perfecta"... Pero nadie nos puede impedir soñar con un diamante sin defectos.