Costará quitarnos del encima la cruz del 3%. Catalunya ha quedado marcada por unos gobernantes que se habituaron a recibir un 3%, como mínimo, del dinero de las contrataciones públicas para sus partidos o para ellos mismos. En febrero de 2005, Pasqual Maragall,siendo presidente de la Generalitat, se lo reprochó al entonces jefe de la oposición y líder de Convergencia Democrática de Catalunya, Artur Mas, en un debate en el Parlament que destapó la caja de los truenos. Mas, en un ejercicio de hipocresía memorable, se hizo el ofendido y dijo que rompía las relaciones con el gobierno catalán. El tiempo ha dado la razón a Maragall, que quizás se quedó corto ale cifrar el porcentaje de la corrupción.

Estas prácticas se habían producido, sobre todo, bajo el mandato presidencial de Jordi Pujol. Poca autoridad podía tener para frenar esta práctica, si hubiera querido hacerlo, teniendo en cuenta que durante toda su etapa como presidente de la Generalitat había mantenido oculta una fortuna en el extranjero. Desde que confesó públicamente esta maldad, Pujol no ha concedido entrevistas a los medios de comunicación y sus apariciones y aportaciones públicas han sido mínimas.

El programa 30 minuts de TV3 se ha vanagloriado de haberlo entrevistado en el documental Objectiu 0,7% que se emitió el el pasado domingo. Lo avanzó en un tuit que tuvo que eliminar a poco de subirlo a la red por el escándalo político y ético que se organizó. 30 minuts compró la idea del documental al Fondo Catalán de Cooperación al Desarrollo y lo realizó la productora Som batabat, una de las mimadas por la televisión pública catalana que hizo, por ejemplo, el vídeo en que una actriz angustiada comparaba la stiuación de Catalunya con la de Ucrania. La excusa para incluir a Pujol en este documental, que recuerda los 25 años y medio que han transcurrido desde la campaña popular que se realizó en toda España para pedir que las administraciones públicas dedicaran el 0,7% de sus ingresos a la cooperación internacional, es que en aquellos momentos presidía la Generalitat.

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ironizó en twitter suponiendo que la próxima intervención de Jordi Pujol en TV3 será para hablar del 3% que nos ha hecho famosos mundialmente. No lo hará. No aparecerá en TV3 para hablar del 3% ni de sus impresiones después de que la Agencia Tributaria concluyera hace un par de semanas que defraudó a Hacienda 885.651 euros por el dinero escondido en el extranjero. Al fin y al cabo, este delito ya ha prescrito y Jordi Pujol cumplirá 90 años el próximo 10 de junio.

De aquí a dos años hará 30 de los Juegos Olímpicos de Barcelona. En TV3 podrían ir pensando en encargar un documental sobre aquel hito y preguntarle a Pujol como lo vivió. Y, ya puestos, podría pedirle además que dijera la verdad.