En una reunión de la cúpula de los Mossos d'Esquadra este jueves en la cual había los máximos responsables uniformados del cuerpo se lamentó "la absoluta falta de apoyo institucional que han recibido por parte de autoridades", según publica El Periódico. Esta queja hacía referencia a las declaraciones hechas, tanto por el presidente catalán Quim Torra como por el presidente del Parlament, Roger Torrent, sobre los disturbios que se produjeron entre los Mossos y grupos violentos de independentistas a raíz de la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del procés.

Según se ha sabido, los mandos policiales se quejaron de "tuits y palabras" como el que publicó Torrent y en el cual se quejaba que es "incomprensible que un grupo de neonazis armados pueda cruzar media ciudad hasta el centro de Barcelona y esté apaleando a gente impunemente. No se entiende y deben de exigirse responsabilidades. Basta".

En la misma reunión, los responsables de los Mossos también lamentaron que podrían haber perdido el apoyo de parte de la ciudadanía por algunos episodios que han protagonizado algunos agentes del cuerpo, y que serán investigados internamente. Para los mandos policiales esta pérdida de confianza "tocará trabajar para recuperarla".

Por otro lado el comisario en jefe, Eduard Sallent, defendió que el dispositivo liderado por la policía de la Generalitat en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y la Guardia Civil cumplió el objetivo de garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos, sin hablar de "éxito" puesto que se produjeron más de 500 personas heridas, entre manifestantes y policías.

La cúpula policial catalana también afirma que ha recuperado la confianza de instituciones como la de la judicatura y de la fiscalía, y que les han hecho llegado que los Mossos son "un cuerpo fiable". Sallent apuntó que los Mossos "siempre han sido fiables" aunque ha celebrado que la confianza con la justicia se haya normalizado.