La contratación de productoras privadas para realizar programas y documentales sirve a TV3 y a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) para pagar favores, comprar silencios y colocar ideología –propaganda de las posiciones políticas partidarias del 'procés' y el independentismo, los últimos años– y, de paso, evitar el control por parte de la oposición política.

Este hecho, que ha acompañado a menudo la gestión de la televisión pública catalana, se acentuó con la llegada de Vicent Sanchis en su dirección. Una de sus primeras decisiones fue encargar a la productora que dirige el historiador Toni Soler, Minoría Absoluta, la producción de Està passant, un programa diario descaradamente decantado ideológicamente. La nueva programación que se estrenó, el septiembre del 2017, después de la llegada de Sanchis, ya contaba con este programa, que ocupaba los 45 minutos previos al Telenotícies Vespre. Desde entonces, el informativo nocturno ha estado precedido cada día por este ejercicio de supuesto humor desde el cual se han lanzado todo tipo de insultos hacia las personas y colectivos que no pasan por la criba del buen catalán e independentista tal como lo entiende Soler.

El primer encargo a Està passant costó 3,5 millones de euros y consta en el portal de Transparencia de la CCMA con fecha de 21 de septiembre del 2017, ocho días después de su estreno. El 2 de febrero del 2018 firmaba un nuevo contrato por cinco programas más, por valor de 85.000 euros, y once días después otro por 846.000 más para 104 programas más. El 25 de julio recibía 1,6 millones más por un total de 196 programas. Los datos que constan en estos contratos no encajan con la respuesta que la presidenta en funciones del consejo de gobierno de la CCMA, Núria Llorach, dio a la diputada socialista Beatriz Silva en una respuesta parlamentaria.

En esta respuesta, Llorach aducía que los datos no cuadraban porque sólo se referían a los pagos hechos por programas y documentales realizados en régimen de producción asociada. El 2016, año al cual se refería la pregunta, Minoría Absoluta recibió de la CCMA por este concepto 4,9 millones de euros, Mediapro, 3,1 millones, y Triacom Audiovisual, 3 millones, entre otros. Cuando hay que emitir un documental processista a 30 minuts o Sense ficció siempre hay una productora a punto.


LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA