El próximo 9 de abril, el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) presentará en el Parlamento Europeo las conclusiones de sus sesiones de trabajo sobre "Impunidad en las fronteras y derechos de las personas migrantes". Serán una bofetada a la cámara legislativa saliente y a la Comisión Europea que ha gestionado las migraciones los últimos años. El pasado día 25 el TPP hizo una jornada de reflexión en Barcelona. La moderó el economista mexicano Braulio Moro, que habló en plata: "Tenemos que denunciar la necropolítica de la UE, que permite el asesinato de miles de personas migrantes. Habla mucho de Venezuela e ignora las 30.000 personas ahogadas en el Mediterráneo intentando llegar a Europa".

Ainhoa Ruiz, investigadora del Centro Delàs de Estudios para la Paz, entidad que organizó el encuentro, recordó que en el mundo se han construido 80 muros para intentar parar la llegada de personas migrantes y que 10 de los 28 países de la Unión Europea han construido. "Hay mil kilómetros de muros para evitar la entrada de migrantes, cuatro veces más que los que tenía el muro de Berlín". También explicó que entre el año 2004 y el 2017, Europa había puesto en marcha siete operaciones Frontex de control de sus fronteras externas y que ninguna de ellas estaba concebida para ayudar a los migrantes. Sólo la operación Mare Nostrum tuvo un mandato de rescate de personas en la Mediterránea, pero la carencia de aportación presupuestaria suficiente por parte de la Unión hizo que Italia a suspenderla.

Moro dijo que "hay un problema de racismo que crece. Hablan de invasión cuando el número de migrantes ha bajado los últimos años" y explicó que el Reino Unido ha dedicado 50 millones de euros a reforzar la barrera de Calais, del mismo modo que Francia ha dedicado también millones de euros al control de esta frontera y, también, a la que tiene con el norte de Italia. Criticó, además, que la UE compre con dinero Turquía y Libia para que pongan trabas a la salida de migrantes, con el agravante de que se hizo una gran inversión para hacer caer el dictador libio Moammar al-Gaddafi y ahora el país se ha convertido en un estado fallido.

En el acto también intervinieron representantes de varias entidades ciudadanas como Paola Santos, de la Asociación de Mujeres Migrantes Diversas, que calificó de "xenófoba" la ley de extranjería vigente en España y explicó que muchas mujeres centroamericanas trabajan en la atención de gente mayor en casas particulares sin que se les haga contrato fijo y en unas condiciones laborales prácticamente de esclavitud.

 

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA