El primer presupuesto del nuevo mandato del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) asciende a 826 millones de euros y el presupuesto consolidado con las entidades y organismos autónomos que dependen o de las cuales forma parte llega a los 1.989 millones. Estos presupuestos para el 2020 fueron aprobados por el Pleno del Consejo Metropolitano que se celebró el 17 de diciembre y se 'aprueba en un contexto de continuidad y consolidación de políticas sociales, de lucha contra la contaminación atmosférica y el cambio climático, y de la gestión eficiente de la infraestructura verde. El presupuesto del AMB para el próximo año experimenta un incremento del 9.98% en relación al de 2019.

Las cuentas aprobadas reorientan algunas partidas de presupuestos anteriores para avanzar hacia la redistribución de recursos, la cohesión y la justicia social y la reactivación económica. Las líneas básicas sobre las que se han elaborado estos presupuestos incluyen la voluntad de vertebrar la cohesión del territorio, con el Plan de inversiones metropolitano, gestión y mantenimiento del territorio y de las rondas y desarrollo de políticas urbanísticas, la creación de vivienda asequible, con iniciativas como Habitatge Metrópolis Barcelona, el operador metropolitano de alquiler social y la actividad de la IMPSOL y el Consorcio Metropolitano de Vivienda. Se apuesta por la movilidad sostenible y de bajas emisiones, encabezada por la ZBE rondas de Barcelona. También se quiere preservar los recursos naturales y la gestión de la emergencia climática, con la implementación del Programa metropolitano de prevención y gestión de recursos y residuos municipales (PREMET25) y el Acuerdo metropolitano para el residuo cero. Otros factores que caracterizan los presupuestos del AMB para el próximo  año son el impulso de la actividad económica como motor de la ocupación, la financiación estable y suficiente para los servicios metropolitanos, la garantía de la participación de la ciudadanía en la prestación de los servicios y la elaboración de los diferentes planes, la cooperación con los municipios de la Región Metropolitana de Barcelona y el compromiso con la cooperación internacional, a la cual se dedica un 0,7% de los recursos propios.

Este presupuesto se aprueba en pleno proceso de redacción del Plan de Actuación Metropolitano, que concretará estos objetivos en acciones más concretas. En términos cuantitativos destinadas a otros temas, es el tercer presupuesto del sector público de Cataluña, detrás de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona.


UN NUEVO PRESUPUESTO PARA VERTEBRAR EL TERRITORIO

A raíz de la disolución por ley del Consejo Comarcal del Barcelonès, el área Metropolitana de Barcelona asume plenamente la gestión de las rondas de Barcelona, una infraestructura de vital importancia para la vertebración del área metropolitana de Barcelona. El presupuesto destinado es de 11,5 M€ (mantenimiento e inversión).

Entre las dotaciones presupuestarias a otras partidas destacan los 176,53 millones de euros que se dedicarán a prevención y gestión de residuos en el Plan PREMET25 y los 71,04 millones dedicado a la gestión del clcilo del agua. También los 62 millones de euros del nuevo Plan de inversiones metropolitano, los 19,76 millones del mantenimiento de la infraestructura verde metropolitana y los 128,51 millones asignados a los servicios de gestión indirecta de transporte público.

En el Plan de Movilidad Urbana se destinan 9,2 millones de euros. El nuevo Plan de apoyo a las políticas sociales municipales está dotado con 7,5 millones de euros para crear ocupación mientras que se dedicarán 2,18 a planificar la estrategia de desarrollo del territorio metropolitano y 2,2 millones al área de Relaciones Internacionales y Cooperación.

También hay que destacar el papel que juega la Agencia de Transparencia del Área Metropolitana de Barcelona, que tiene el objetivo de impulsar una administración al servicio de la ciudadanía y andar hacia la democratización, la transparencia y el buen gobierno de la institución.