Ni lo tienen ni lo quieren, al menos de momento. El Gobierno catalán descarta un 'plan b' por si Nissan decide finalmente cerrar la planta de la Zona Franca en Barcelona. Dice el consejero de Trabajo, Chakir el Homrani, que un 'plan b' los "debilitaría". Y se coge a la idea que todavía hay tiempo para revertir la situación: "Hasta el día 28 no hay nada decidido".

Horas después de que un diario japonés anunciara que la multinacional Nissan cerrará la fábrica de la Zona Franca, la Generalitat y los representantes de los trabajadores se han reunido. El resultado del encuentro ha sido no dar la batalla por perdida, nada más.

El comité de empresa ha aprovechado el encuentro para denunciar ante el consejero que Nissan ha "incurrido en un fraude de ley y una flagrante vulneración del derecho de huelga" al aplicar un ERTO al ver que la producción se veía afectada por el éxito de la movilización obrera iniciada en el centro de Montcada i Reixac. Entienden que el coronavirus nada o poco tiene que ver.

El consejero ha dado, indirectamente, la razón a los trabajadores cuando, en rueda de prensa telemática ha afirmado que los ERTO se conceden a causa de fuerza mayor vinculada a la Covid-19, "y no por otros motivos".

Tanto el comité de empresa como la Generalitat han manifestado la importancia de remar en la misma dirección. Se trata de hacer un frente común para conseguir la continuidad industrial de Nissan en Cataluña y en España, han dicho.

El consejero ha puesto cifras a la actividad de Nissan en Cataluña: "da trabajo directo a 4.200 personas, pero indirectamente su efecto sobre la ocupación supera las 20.000 personas", ha dicho. Otras fuentes consideran que el impacto llegaría a las 25.000 personas si se cuentan los sectores de proveedores y servicios.

Tanto los representantes de los trabajadores como la Generalitat mantienen que Nissan no se ha manifestado oficialmente sobre la Zona franca. En un comunicado, la multinacional ha tildado "de especulación" la información sobre el cierre de la fábrica catalana.