La economía catalana creció un 2,6% en el ejercicio de 2018 y el PIB catalán alcanzó los 242.313 millones de euros, ha informado la Conselleria de Economia de la Generalitat en base a datos del Idescat.

Según destaca, este crecimiento es menor al registrado en los últimos tres años (3,4% en 2016, un 3,3% en 2017 y el 2,6% de 2018), si bien subraya que es una décima superior al PIB español (2,5% de avance anual) y siete décimas por encima de la media de la UE-28 (1,9%).

La demanda interna mantuvo un crecimiento del 2,5% -cuatro décimas menos que el pasado año-, mientras que la evolución del sector exterior registra una desaceleración de la actividad exportadora: 5,1% en 2017 y 2% en 2018.

La Conselleria señala que esta evolución a la baja de las exportaciones es general en la Unión Europea y coherente con la tendencia del comercio en el ámbito mundial.

Por sectores, la construcción lideró el crecimiento económico del 2018 en Catalunya, con un 4,7%, si bien el cambio más significativo lo registró la industria, que pasó de una tasa de crecimiento del 4,8% en 2017 a una del 1,1% en 2018.

Los servicios aumentaron su actividad un 2,9%, tres décimas más que el año anterior, y debido a su importante peso en la economía catalana (161.755 millones de euros) fueron los principales responsables de la evolución.

La evolución trimestral registró una desaceleración del PIB catalán interanual, que fue del 3,3% del primer trimestre hasta el 1,8% del cuatro trimestre.