El Port de Barcelona registró resultados récord en 2018. La infraestructura catalana canalizó 67,7 millones de toneladas de tráfico total, un 10% más y la cifra más alta de su historia. El resultado se debe en buena parte por el tráfico de contenedores, que ha crecido un 15%, superando los 3,4 millones de TEU.


En cuanto a los resultados económicos, el Port aumentó su facturación hasta los 173,5 millones de euros, un 4% más que el ejercicio anterior. Los beneficios fueron de 53,7 millones de euros, un 8% más, mientras que el flujo de caja se situó en 102,5 millones de euros, una cantidad que permite hacer frente a los retos de inversión. La presidenta de l’APB, Mercè Conesa, detalló que este 2019, el Port prevé una inversión pública de 109 millones de euros.


Por lo que se refiere al tráfico de pasajeros, el Port batió un nuevo récord en 2018. Recibió 4,4 millones de pasajeros, un 8,6% más. De este volumen, 3 millones fueron de pasajeros de cruceros turísticos, una cifra que creció un 12%. En este ámbito, Mercè Conesa destacó que los cruceristas que llegan en temporada baja (de noviembre a marzo) ya representan el 44% del total de pasajeros y se felicitó por haber logrado desestacionalizar la llegada de turistas. Un dato significativo es que fue octubre y no agosto el mes con más llegadas de cruceros.