La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha asegurado que el gobierno central ha pedido a Nissan que reconsidere el cierre de sus plantas en Cataluña y que abra un grupo de trabajo con los gobiernos catalán y español para encontrar soluciones alternativas.

"Nosotros confiamos, por eso hemos abierto un diálogo con ellos, porque este proceso nos lleve a una solución industrial", ha afirmado la titular de Industria en declaraciones a la cadena SER, donde también ha indicado que "Nissan no necesariamente tiene que continuar en esta planta y que se pueden plantear escenarios alternativos". Asimismo, Maroto ha subrayado que el plazo de cerrar las plantas a finales de año es inviable porque "tendrá que dejar la fábrica como se la dieron" y "no hay tiempo".

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha destacado en una entrevista en RNE que "se han ofrecido todo tipo de ayudas, acompañamientos y planes" para procurar evitar el cierre de las instalaciones de la multinacional nipona y ha afirmado que el gobierno pretende buscar "fórmulas para mantener el trabajo en diálogo con los trabajadores".

Finalmente, el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha defendido abrir el debate de la nacionalización de la planta de Nissan: "Son perfectamente posibles. Las nacionalizaciones no son ni de izquierdas ni de derechas", ha enfatizado el líder morado en su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica, donde también ha recordado que fue "el Partido Popular quién nacionalizó Bankia".