El veto a la tramitación del proyecto de presupuestos generales del Estado por parte de ERC y PDECat ha provocado que Cataluña pierda la inversión histórica más grande del Estado en infraestructuras, de hasta 2.251 millones, incluyendo 200 millones de pagos pendientes por la disposición adicional tercera del Estatuto.


Con la prórroga del presupuesto de 2018, Cataluña recibirá 1.351 millones, 900 menos que con el proyecto del socialista Pedro Sánchez para este año. La prórroga presupuestaría también impide que el Gobierno central añada facilidades financieras a las autonomías, se da la circunstancia que la Generalitat debe 57.500 millones en el Estado, lo que representa el 73 por ciento de su deuda total.


El no de los partidos independentistas a las cuentas de Sánchez también ha supuesto que no lleguen unos fondos por la financiación de los Mossos d'Esquadra, que fueron preacordados en la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado-Generalitat en septiembre de 2018. Se trata de 700 millones en cuatro años para mejorar la financiación de los Mossos d'Esquadra. Esta cifra, que se fijó de manera provisional y podía ser revisada, tenía que compensar el gasto de este Cuerpo desde 2009, puesto que ha crecido su trabajo como policía integral y por la lucha contra el terrorismo.


Cataluña también se habría beneficiado del incremento de las entregas por anticipado a las comunidades autónomas, contabilizado en unos 6.673 millones. Hoy, este ingreso para las autonomías peligra ya que el Gobierno se vería sin posibilidades para gestionarlo, al no haber podido aprobar los presupuestos. Según ha podido saber elEconomista, la Moncloa duda que las entregas se puedan autorizar a través de un real decreto de ley (RDL).