El Centro de Estudios de Opinión (CEO), el organismo que dirige Jordi Argelaguet, vuelve a estar en el centro de las polémicas. La última encuesta sobre el contexto político, difundida el pasado viernes 23 de febrero, ha chocado profundamente a los independentistas: según este estudio demoscópico, los partidarios de la secesión de Cataluña habrían bajado al 40,8% -cuando el mes de octubre eran el 48,7%- y los contrarios habrían subido hasta el 53,9%. Esto ha hecho que todos los medios de comunicación hayan destacado el "frame" que el independentismo pincha y ha caído 8 puntos en los últimos dos meses.

Cataluña es una sociedad pequeña y mover las corrientes profundas de opinión no se hace de un día por el otro. Por eso sorprende que la opción independentista haya sufrido este descalabro en un espacio tan corto de tiempo. No se trata que el CEO de Jordi Argelaguet "cocine" los datos demoscópicos, que también lo hace de manera intensa y descarada. En este caso, como pasa siempre, el truco está en el muestreo que elige la empresa contratada para hacer el trabajo de campo, en esta ocasión el Instituto Apolda.


Según han denunciado algunos independentistas a través de las redes sociales, la muestra de 1.200 entrevistas seleccionada por el Instituto Apolda tenía una sobrerrepresentación –en relación con anteriores estudios del CEO- de personas castellanohablantes y esto explicaría estos sorprendentes resultados. La misma situación, pero a la inversa, ha sido denunciada por sectores constitucionalistas cuando han detectado, en otros informes del CEO, una sobrerrepresentación de personas encuestadas que, por ejemplo, declaran sus preferencias por TV3, muy por encima de la audiencia real de esta cadena.


El director del CEO, Jordi Argelaguet, no es un profesional que merezca confianza. Ex-militante del MDT y de ERC, en 2006 pasó a Convergència Democràtica (CDC) y es en función de esta filiación política que fue nombrado en 2011 director de este centro. Aprovecha el altavoz mediático que le da el CEO para enviar los mensajes políticos que más conviene en cada momento y sabe que la clave es siempre la elección del muestreo de las encuestas, que condiciona los resultados que después se trasladan a la opinión pública. En este sentido, el sociólogo independentista Salvador Cardús ha tuiteado en relación con el último informe: "¿Sabéis si han aplicado el artículo 155 a la muestra del CEO?".