El Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat hizo público el mes de marzo pasado un sondeo según el cual el 74% de los catalanes avalan la convocatoria del referéndum, un 60% estaría dispuesto a votar a favor de la independencia y un 87% asegura que acataría su resultado fuera el que fuera.

Estos datos inquietan a los unionistas, pero también algunos independentistas que recuerdan que el CEO, dirigido por Jordi Argelaguet, previó antes de las últimas elecciones catalanas que CiU ganaría por mayoría absoluta o, en el peor de los casos, se quedaría a uno o dos diputados, cuando la realidad fue muy diferente. Artur Mas se llevó un batacazo electoral y perdió diez diputados.

Para muchos catalanes, el CEO no es de fiar, ni para los que están en contra del referéndum ni para los que están a favor y, encima, están dispuestos a votar por el doble "sí".