El candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha exigido que el Ministerio de Interior le asigne un servicio de seguridad. Basa la exigencia en que él es una figura pública y por ahora no tiene escoltas. De momento, Interior no ha considerado que Valls sea uno de los políticos que necesite una protección especial.

Valls, que como ministro de Interior y primer ministro francés tuvo servicio de protección, ahora, después de que haya decidido vivir en Barcelona e intentar ser de alcalde de la ciudad, considera que tiene derecho a ser escoltado. En estos momentos, pocos son los políticos que llevan escoltas: el presidente de la Generalitat, los consejeros y la alcaldesa de Barcelona.

Los otros candidatos a la alcaldía de Barcelona no reciben protección policial, pero Valls considera que él sí que la necesita. Hasta ahora no ha tenido episodios que aconsejen que la policía lo proteja. Eso sí, el candidato de Ciudadanos ha visto como grupos independentistas le boicoteaban algunos actos políticos. Valls fue protegido por los servicios de seguridad.

Desde la administración se considera que la exigencia de Valls fue desmesurada. Además, dicen que el aspirante de Ciudadanos cursó la petición de una manera fuera de lugar. Estos últimos días Valls también ha tenido una salida de tono cuando, al final de la cena de los premios Nadal y Pla, salió enfadado porque uno de los ganadores había pedido la libertad de los políticos presos e increpó a la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, y el expresidente Artur Mas.