Cayetana Álvarez de Toledo fue la persona escogida directamente por Pablo Casado para encabezar la lista del PP catalán el pasado 28 de abril y también el 10 de noviembre. La dirección de los populares catalanes no sabía nada de nada la primera vez. Fue una sorpresa incluso para ellos.

Disciplinados como son los populares catalanes, aceptaron la imposición. A pesar de todo, Cayetana no ha intentado en ningún momento suavizar la tirantez de los primeros días. "Va por libre" es lo más suave que suelen decir veteranos dirigentes populares de Cataluña.

Cayetana es capaz, incluso, de contradecir la versión oficial del presidente del PP catalán. Cuando Alejando Fernández, por ejemplo, mantiene que es imposible un pacto con los socialistas, Cayetana no sólo defiende esta opción en contra de Pablo Casado dentro de los órganos directivos del PP, sino que además lo hace públicamente a través de las redes sociales.

Desde el PP catalán también se cree que Cayetana no ha sido suficientemente fiel a las siglas del partido. "Ha venido a Barcelona a hacer campaña a favor de Ciudadanos", recuerdan, lo que dejó descolocados a los populares catalanes. Eso sí, este hecho se produjo antes de ser diputada por Barcelona, aunque sigue viviendo en Madrid.

La relación de Cayetana con Barcelona y Cataluña fue efímera antes de ser diputada en el Congreso. Estuvo casada con un Güell, descendente de la familia que apadrinó a Antoni Gaudí. La pareja, no obstante, vivía en Madrid.