Toni Comín ha sido el gran fichaje de la lista de Carles Puigdemont para las europeas del 26 de mayo. Ahora Comín es diputado de ERC en el Parlamento de Cataluña y es el único de los diputados encausados por el 1-O que sigue cobrando su sueldo de la cámara catalana. Asimismo, Comín forma parte del Consejo por la República de Puigdemont desde la sede de Waterloo. Antes de decidirse a ir con Junts per Catalunya, Comín planteó a ERC ser el cabeza de lista de las elecciones al Parlamento europeo, pero al recibir la negativa del partido presidido por Oriol Junqueras, para liderar una lista el exconsejero acordó con Puigdemont irse con él. Hasta ahora, ERC no le ha reclamado el acta de diputado.

​Comín ha transitado por casi todo el espectro ideológico: desde el PSUC (ICV) a PSC pasando por Ciutadans pel Canvi, para después hacerse de ERC y ahora de JxCat, esta última formación heredera de la Convergència de Jordi Pujol. Aunque ERC está muy cabreada con la decisión de Comín, si bien no lo ha manifestado en público, ha bebido de su propia medicina, ya que ha fichado a dos políticos procedentes de los Comunes: Joan Josep Nuet para el Congreso de los Diputados y Elisenda Alamany para el Ayuntamiento de Barcelona.