Los choques dialécticos entre personajes mediáticos del proceso independentista catalán, más o menos directamente vinculados con los partidos políticos, proliferan en Twitter durante las últimas horas.

La consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, ha tachado de mentiroso a Roberto Bermúdez de Castro, quien fue, como secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, el hombre que encarnó la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Artadi ha saltado porque Bermúdez de Castro, en una entrevista concedida a ABC, ha explicado que "nadie se negó a ejecutar una orden, y son los que ahora están mandando". En respuesta a esta aparentemente clara alusión a ella (y al vicepresidente Pere Aragonès), Artadi dijo que el exsecretario de Estado miente, porque "mi unidad NUNCA recibió ninguna instrucción durante el 155" y que ella "NUNCA" habló ni con Bermúdez de Castro "ni nadie del Estado" siendo la directora general de Coordinación Interdepartamental.

Pero Bermúdez de Castro, también desde Twitter, le espetó: "¿Quién firmó tu nómina de noviembre? ¿Y la de diciembre? ¿Y la extra? ¿Quién? Tu jefe, ¿y quién era? La VP [vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría] ¿De quién dependías? De la VP. ¿Para quien preparabas los consejos de gobierno? Es así, y no pasa nada".

Paralelamente, van y vienen los golpes entre, grosso modo, independentistas mediáticos del entorno de Jordi Graupera, decepcionados con el proceso, y algunos famosos indepes mucho menos críticos que ellos con los grandes partidos del proceso.

Cuando el hombre clave de Polònia y Està passant (TV3), Toni Soler, ha piado este fin de semana que ardía "por ver cómo se lo montan todos los catalanes que cojan el micro hoy en los Goya para evitar el tema juicio", el columnista Bernat Dedéu le ha preguntad: "¿Ahora repartes carnés de valentía? ¿Y tú, Soler, qué bromitas harías sin la paguita?".

Soler ha replicado que él hace lo que quiere y ha preguntado a Dedéu si él hace lo mismo en casa del conde -Colabora en RAC1, la emisora ​​de los Godó-, a lo que Dedéu ha espondido tratándolo de "burro, borrico", y afirmando que, "en casa del Conde" dice "lo que me sale de los cojones".

Soler ha bloqueado a Dedéu y también a Enric Vila, a los que ha etiquetado de "primarios ilustres". Dedéu, que ya había azotado alguna vez a Soler, ha tenido tiempo aún para otra opinadora, Beatriz Talegón, quien ha defendido que Soler lo bloqueara: "Si no te pasaras el día actuando como la vieja del visillo, igual no te pasaban estas cosas".

Talegón ha atribuido maldad, rabia, difamaciones, ignorancia y nacionalismo rancio a Dedéu, que por su parte ha lamentado, sobre Talegón, que "nos envían españoles a hacernos de guardianes de la moral, y encima cobrando", además de etiquetar en clave ácidamente antiprocesista - "candidata", "unidad de acción" - las intervenciones de Talegón.

Como guinda, el exdiputado de JxSí Germà Bel también se ha metido cargando contra "el trío de los herederos de [Luis] Prenafeta", ya que Dedéu, Vila y Graupera eran adheridos de la Fundación Catalunya Oberta, que impulsó el que fue mano derecha de Jordi Pujol en la Generalitat.

Todo ello ha coincidido con la aparición del pequeño Nicolás con un lazo amarillo en el Preguntes freqüents de TV3, una semana antes de que comience el Tribunal Supremo el juicio a los dirigentes del proceso encarcelados.