La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reconocido que la ciudad tiene un problema de seguridad, pero ha negado que sea "el caos", que según ella es lo que dan a entender determinados medios de comunicación y partidos de la oposición.

En un vídeo publicado en Facebook, Colau ha asegurado que su gobierno hace "aproximadamente dos años" que alerta del incremento de delitos como los hurtos y los robos con violencia, pero ha lamentado que no ha sido hasta después de las elecciones municipales que el gobierno de la Generalitat se ha puesto manos a la obra.

La alcaldesa ha destacado, por ejemplo, que han circulado durante el verano vídeos de robos cometidos en Barcelona, pero no de otras ciudades, y ha atribuido a "la derecha catalana y la derecha española" una campaña de alarmismo basada a difundir una "imagen falsa" de la ciudad. También ha indicado que, en cambio, no proponen soluciones. Si bien acepta los ataques contra ella y su equipo de gobierno como parte del "juego político", rechaza que "se aprovechan los temas de seguridad" y "jueguen con los vecinos y las vecinas".

En cuanto al consejero de Interior, Miquel Buch, le ha reprochado que la haya responsabilizado de la inseguridad mientras afirma que el gobierno catalán tiene competencias exclusivas en materia de seguridad. En una entrevista en TV3, le ha atribuido una "dejadez intencionada".

Colau también se ha quejado de que Buch no se ha presentado a la junta local de seguridad hasta después de las elecciones municipales, y que la Fiscal de Barcelona tampoco asistía. La alcaldesa, que exige rectificaciones a responsables públicos y a medios de comunicación, señala que estas ya están llegando.

En concreto, ha asociado el hecho de que el consejero Buch reaccionara destinando 300 agentes más en la capital catalana a partir de este mes de septiembre con que se sugiriera la posibilidad de que llegaran agentes de la Policía Nacional para combatir el incremento de determinados delitos. "Un poco tarde, pero bienvenido sea el cambio de actitud", ha añadido.

En cuanto a los medios de comunicación, ha considerado un "bulo" las informaciones que aseguraban que algunas empresas de mensajería no querían entrar en determinados barrios barceloneses, ha reprochado a PP y Ciudadanos que se hicieran eco de ello en el Congreso de los Diputados, y se ha quejado de que unos y otros no han rectificado.

Colau ha reconocido que "no siempre hemos hablado claro" en "temas de seguridad", una línea que ha justificado aduciendo una intención de "no contribuir al ruido mediático", pero la alcaldesa vincula su cambio de parecer con la necesidad de que "todo el mundo responda" públicamente en función de sus responsabilidades y competencias.