Laura Borràs, la exconsejera de Cultura y portavoz de JxCat en el Congreso, ha anunciado este jueves que no comparecerá voluntariamente en el Tribunal Supremo para declarar sobre la supuesta fragmentación de contratos de la Institución de las Letras Catalanas (ILC) correspondiente a su etapa como directora de la entidad.

Borràs ha alegado a través de una retahíla de tuits que la investigación es "ilegal" y que la causa "no habría existido nunca" si ella no fuera "una conocida independentista". Además, ha justificado su decisión de no declarar voluntariamente afirmando que "hacerlo implicaría validar todas las irregularidades que hace más de un año que estoy denunciando en una causa que ha vulnerado mis derechos desde el primer día".

La decisión de Borràs hace que el magistrado instructor del Supremo Eduardo de Porres tenga que solicitar el suplicatorio al Congreso de los Diputados si quiere interrogarla en la causa sobre la presunta comisión de delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos con contratos la ILC.

Borràs ha asegurado que "en particular estoy muy orgullosa del trabajo realizado con los contratos que son objeto de la investigación", de los que dice que "ahorraron dinero a la ILC".

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha manifestado su apoyo a su exconsejera: "Adelante, siempre adelante, Laura Borràs". "Con la suerte de saberte al lado. ¡Gracias por el ejemplo, Presidente!", ha respondido la diputada.