San Valentín, rosas, bombones, regalos y... un vale descuento para el club de striptease más grande de toda Barcelona, que precisamente aquel día, se inaugurará en el número 17 de La Rambla. El Dollhouse abrirá sus puertas entre el rechazo de los vecinos que ven como el consistorio de Colau hace oídos sordos y no impide la apertura de este local.

"La directora creativa es Chiqui Martí, quien dirige una compañía de 18 bailarinas, por lo tanto será un espectáculo de calidad" asegura el empresario alemán Hans Dieter Otto, promotor del local. Solo hay que echar un vistazo en la página web para ver que el Dollhouse, de más de 1200 metros cuadrados y aforo para 400 personas, a pesar de que todavía no tiene abiertas sus puertas, se promociona como el "number one" en el ocio adulto de la ciudad, con shows eróticos, fiestas privadas, despedidas de soltero, bodysushi, baile en barra,  baile en el regazo de los clientes, más de 50 showgirls... y con descuento si llegas con un transporte del mismo club, que se ofrecen a venir a buscarte donde desees "no somos el Bagdag, ni un peep show, aquí solo tenemos entretenimiento adulto", asegura su promotor.

"Además de mirar, cada uno intentará hacer lo que pueda. Partimos de la base que es una industria sobre la cosificación de la mujer, donde se vende el cuerpo de una mujer y eso es industria del sexo", afirma, sin dejar margen a la duda, Nuria González, presidenta de la Asociación Internacional Pro Derechos Humanos l’Escola AC. "Tenemos la alcaldesa, Ada Colau, más regulacionista a favor de la industria sexual de la historia de Barcelona. Se pelea por qué hay tres mesas ocupando una acera, pero deja que abren el centro de cosificación de la mujer más grande de Cataluña. Bajo el mandato de Colau nos hemos convertido en el puticlub del sur de Europa. Los turistas ya vienen buscando industria sexual".

A pesar de todo, el Dollhouse abrirá el día de Sant Valentín porque tiene los permisos municipales en regla. Este local tiene una licencia previa al Pla de Usos de La Rambla para poder acoger un peep show, es decir, un local con espectáculo de exhibición sexual. Hace tiempo, había un sex shop que fue comprado por los hermanos Bordas, del grupo Costa Este, con la intención de abrir un restaurante de lujo en esta parte baja de Las Ramblas, pero los permisos municipales no llegaron nunca y el proyecto se marchitó. Los Bordas alquilaron el local al conglomerado que hay detrás de la marca Dollhouse, y ahora se convertirá un gran club de striptease.
Hans Dieter Otto es uno de los promotores, vinculado en mundo empresarial y de la noche de Barcelona fue polémico hace unos tres años por qué estaba en el punto de mira de los taxistas de la ciudad. Con una flota de vehículos se dedicaba a atraer, y a acompañar, clientes, especialmente turistas a clubes de alterne de los que era socio, más o menos en la sombra. La empresa que operaba bajo el nombre de Alemán Events recibió más de 15 expedientes sancionadores con multas que bordeaban los 30000 euros. Otto, conocido como el "rey de las limusinas" estaba también en la sombra de la trama el club PussyCat, un club de citas investigado por drogar y robar a los clientes.

Este promotor alemán, ahora cara visible del Dollhouse, ya que es él mismo quién responde al teléfono que sale a la página web, asegura que no es un club de alterne "habrá también una tienda de ropa erótica y un cine, por qué tenemos licencia para exhibir películas. No nos dedicaremos sólo a despedidas de solteros, podrán venir también parejas o incluso mujeres a ver el show", explica excusando la delgadísima línea que separa un club de striptease, de un club de alterne.

Para acabar rematando las casualidades en el número 17 de la Rambla, donde se abrirá el Dollhouse, está domiciliada la empresa Fashion Sex and Rock & Roll S.L, con licencia para venta de ropa, cine, artículos eróticos, complementos y bar. El administrador único de la empresa, como consta en el BORME, el boletín oficial del Registro Mercantil de febrero del 2018, es Antonio Sánchez Thonon, exregidor y tránsfuga de la extinta Unión Democrática en Cunit, que cambió el salón de plenos, por la administración única de seis empresas, entre ellas la citada Fashion Sex and Rock&Roll. Empresarios de la noche haciendo sociedad con exregidors y políticos, el caso es que el próximo día 14 de febrero, el día de los enamorados, ironías del destino, abrirá en Barcelona, el club de striptease más grande de la ciudad.