La titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, Sílvia López Mejías, ha solicitado la imputación por cuatro delitos de la portavoz de JxCat en el Congreso y exconsejera de Cultura Laura Borràs por la presunta adjudicación irregular de 18 contratos, publica El Confidencial.

Se trata de adjudicaciones otorgadas entre 2013 y 2017 por la Institución de las Letras Catalanas (ILC), un organismo público del departamento de Cultura de la Generalitat que Borràs dirigió antes de convertirse en consejera del gobierno de Quim Torra.

La Fiscalía atribuye a Borràs, que suena últimamente como posible candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, la presunta comisión de delitos de prevaricación, malversación, fraude administrativo y falsedad documental. La decisión de investigarla formalmente depende del Tribunal Supremo, ya que Borràs es aforada porque es miembro de la Diputación Permanente del Congreso.

Según El Confidencial, la magistrada y la Fiscalía consideran inventados los supuestos servicios por los que la ILC otorgó contratos al informático Isaías Herrero, que fue colaborador en un máster dirigido por Borràs en la Universidad de Barcelona. Señalan que se usaron empresas falsas y que se trocearon los supuestos servicios en contratos inferiores a los 18.000 euros cada uno para eludir los controles sobre la contratación pública.

Borràs, que compareció durante su etapa como consejera en el Parlamento de Cataluña para dar explicaciones sobre los contratos adjudicados a Herrero desde la ILC, negó cualquier irregularidad, defendió que habían satisfecho de largo los estándares de buena praxis en las adjudicaciones, y se presentó como víctima de un linchamiento mediático.

La Fiscalía, siempre según El Confidencial, le atribuye la propuesta de conceder los contratos a Herrero y de aprobar el gasto. Herrero fue detenido en diciembre de 2017, acusado de tráfico de drogas, falsificación de moneda y fraude en la factura eléctrica, entre otros delitos. Inicialmente, una información de El Periódico había señalado tres contratos del ILC a Herrero bajo sospecha.