El mayor Josep Lluís Trapero quería detener él mismo al expresidente Carles Puigdemont si algún juez se lo ordenaba después de la DUI. Lo ha explicado este miércoles en la tercera sesión del juicio en la Audiencia Nacional.

Trapero ha dado algún detalle más del plan para detener al Gobierno que prepararon unos días antes de la votación en el Parlamento. Los tres principales mandos del cuerpo consideraron que tenían que ser comisarios o intendentes los que pusieran las manillas al presidente y a los consejeros.

En su línea para desmarcarse del independentismo, el mayor de los Mossos ha explicado que tiempos después, una vez ya con Quim Torra como presidente, lo convocó, junto al consejero de Interior, a una reunión para proponerle volver al cargo, oferta que rechazó.

También ha recordado que a través de su propia letrada, Olga Tubau, le hicieron una oferta para presentarse como diputado por un partido político. "Dije que ni me llamaran", ha añadido.

Por otro lado, Trapero también ha hecho público que la cúpula de los Mossos d'Esquadra se planteó convocar una rueda de prensa o emitir un comunicado público para desmarcarse de los planes del Gobierno de seguir adelante con el 1-O, aunque ambas ideas se rechazaron, lo que el mayor de la policía catalana Josep Lluís Trapero ha dicho que "lamenta" ahora.