Josep Lluís Trapero, el máximo responsable policial de los Mossos d'Esquadra durante la presidencia de Carles Puigdemont, ha sido procesado por dos delitos de sedición y también por organización criminal.

La jueza Carmen Lamela, que instruye en la Audiencia Nacional la causa sobre la actuación de los Mossos los días 20 y 21 de septiembre y 1 de octubre, también ha procesado al ex-director general de los Mossos Pere Soler y al ex-secretario general del departamento de Interior Cèsar Puig, así como a la intendente de la policía catalana Teresa Laplana.

La doble imputación de sedición a Trapero corresponde a los hechos del 20-21 de septiembre, por un lado, y del 1-O, por otro, mientras que a Soler y Puig se los procesa por organización criminal y por un único delito sedición relacionado con el 1-O. Laplana ha sido procesada por el delito de sedición presuntamente cometido los días 20 y 21 de septiembre, cuando se organizaron protestas contra un registro en la consejería de Economía.

La juez Lamela atribuye a los procesados actuaciones como integrantes de una organización jerarquizada y heterogénea que, con Puigdemont al frente, pretendía lograr la independencia de Cataluña. Sobre el 1-O, en particular, responsabiliza a Trapero de una plan para evitar que los Mossos actuaran. En su auto de este jueves, asimismo, cita a los procesados para una declaración indagatoria el próximo 16 de abril.